ORDEN ESPONTANEO


Hayek age 21.jpg-500x400   ORDEN ESPONTANEO.  25/04/13

 J. IGNACIO SANCHEZ SALMERON.

Un análisis empírico del orden espontáneo nos llevaría a la conclusión de que es un desarrollo ordenado de acción individual que surge de la búsqueda del interés propio. Llegados a este punto, parece razonable fijar unas normas básicas que hagan posible la obtención de ese interés individual de forma pacífica y no violenta por lo que resultará necesario fijar normas consensuadas que sean voluntariamente cumplidas por los jugadores o supervisadas por un ente (llamemoslo Estado) que se encargue de la vigilancia y la sanción a los incumplidores. El origen de ese órgano supervisor ha degenerado en un crecimiento descontrolado del estado donde ahora es él quien a través de sus directores (partidos políticos) se arroga la capacidad de tener toda la correcta información que interesa a cada jugador y por tanto la legitimidad para modificar las reglas del juego, según su criterio y bajo consideraciones subjetivas generalmente tendentes a consolidar su hegemonía y posición de poder. (Desarrollo expansivo del estado).

Hayek, sobre el orden espontaneo, afirma que “solo utilizando el conocimiento de millones de hombres podemos obtener el máximo de provecho sobre los recursos disponibles” por contra afirma que “parece imposible que una autoridad central disponga de todo ese conocimiento” cosa que a mi juicio parece razonable, partiendo de la base de que como ya he comentado, el principal motor que mueve el interés de una organización impersonal como es un Estado no es más que maximización de su poder y expansión, arrogándose la capacidad omnisciente de conocer los intereses de los individuos y en última instancia alterando el orden espontáneo introduciendo mecanismos que terminan alterando expectativas e intereses. Este exceso en el papel del Estado en el orden social ha llevado a absurdos como que por ejemplo en España existan más de 100.000 leyes de dudoso cumplimiento, infinitos organismos públicos supervisores, con el consiguiente incremento del gasto que ellos supone, cosa que no ha ocurrido solo aquí, sino en otros Estados donde el crecimiento ha sido exponencial en las últimas décadas.

Con relación al aspecto bancario y sobre la necesidad de creación o no de mecanismos de ingeniería institucional bancaria como pueda ser el coeficiente de caja del 100% o el sistema de reserva fraccionaria, opino que su aparición es fruto del análisis racionalista de la realidad empírica una vez que son observados los efectos contraproducentes de la expansión del crédito sin respaldo. Ya nuestros escolásticos (Covarrubias) percibieron que las crisis económicas obedecen en gran parte a la emisión sin control por parte de los Bancos de papel moneda sin tener en cuenta sus reservas de oro y la catastrófica respuesta ante un reintegro masivo de fondos. Es Sir Robert Peel quien por primera vez ataca esta práctica prohibiendo la libre emisión de papel moneda sin respaldo y proclamando una ley que si bien es intervencionista, pues coacciona la libertad, trata de paliar los efectos que esta práctica genera a los jugadores que buscan legítimamente maximizar sus beneficios.
Sobre el patrón oro, me remito a lo anteriormente expuesto. El dinero y su precio, como cualquier otro bien económico, se rige por la oferta y la demanda, por tanto una emisión descontrolada del mismo parece resultar perjudicial a su precio final lo que requiere que no se emitan papel moneda por encima de su respaldo en oro, pues el oro, dada su escasez y producción limitada, actúa como freno a la expansión de papel moneda. este sistema requiere de una autoridad de supervisión independiente que sirva de freno a las descontrolada demanda de papel moneda. La otra alternativa es liberalizar los medios de pago sin que nadie en concreto se arrogue la legalidad de los mismos, cosa realmente difícil pues los estados tenderán a resistirse y no van a renunciar a la ostentación del monopolio sobre los medios de pago. Quizás haya llegado la hora de pensar si el edificio se sostiene bajo el sistema de dinero inventado o el dinero real, la huida hacia valores reales. Crack up boom.

Anuncios
Publicado en General, Temás de Economía | Deja un comentario

LA REALIDAD ESPAÑOLA DESDE EL PUNTO DE VISTA DE ALEMANIA


Traducción de un artículo publicado el jueves 6 de septiembre en varios periódicos económicos alemanes, por Stefanie Claudia Müller, su corresponsal en España: 

 
Hoy, 6 de septiembre, se encuentran en Madrid los gobiernos de Alemania y España, acompañados de un nutrido grupo de empresarios, y donde seguro hablarán sobre las condiciones para poder otorgar más ayudas financieras a España o a su sistema bancario. En los dos lados se ha elevado el tono en los últimos meses y es con gran expectación que España espera ahora la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional alemán, que esa sí es crucial, el día 12, sobre la conformidad o no del rescate europeo y las obligaciones derivadas para los alemanes.
En Alemania crece la critica contra la supuesta “mentalidad de fiesta” de los españoles; en España los medios cada vez son más negativos con la supuesta dureza de la canciller Merkel. Pensamos que la situación es mucho más compleja de lo que presentan ambos gobiernos y la mayoría de los medios. España no es Grecia, pero España puede ser un paciente crónico si Alemania, junto con Europa, no contribuye a solucionar sus verdaderos problemas.
España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas . Para no perpetuar la crisis y endeudar a los españoles durante generaciones, el Gobierno español debe reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, sometiendo a referéndum el modelo de Estado.
Este tema es la clave del futuro de España, porque las regiones, ayuntamientos y diputaciones son los responsables de los dos tercios del gasto público -234.000 millones frente a 118.000 el Estado en 2011-, excluyendo la Seguridad Social -23.000 millones-, y este gasto se realiza en condiciones de descontrol, despilfarro y corrupción totalmente inaceptables. Las razones verdaderas de la crisis del país, en consonancia con lo dicho, nada tienen que ver con salarios demasiado altos -un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 euros/mes-, ni pensiones demasiado altas -la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15- ni pocas horas de trabajo, como se ha trasmitido a veces desde Alemania. A España tampoco le falta talento, ni capacidad empresarial ni creatividad. Tiene grandes pensadores, creativos, ingenieros, médicos excelentes y gestores de primer nivel. 

 
La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados represen tan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista. Todo esto lleva también a una economía sumergida que llega al 20% del PIB y que frena la competencia, la eficacia y el desarrollo del país. Además, detrae recursos con los que podrían financiarse educación y sanidad.
Las ayudas para España, igual que para otros posible candidatos de rescates, no deben ir a bancos ya casi en bancarrota y fuertemente politizados.En la CAM, el Gobierno ha comprometido 16.000 millones de dinero público en lugar de cerrarla; en Bankia, 23.000, y el Ejecutivo acaba de darle 5.000 millones urgentemente para cubrir pérdidas en vez de cerrarla, y además de forma tan extraña que despierta todo tipo de recelos.¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que la razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas
Control estricto y duras condiciones. Ya el caso de Grecia ha demostrado que las ayudas europeas tienen que estar vinculadas a un control estricto y condiciones duras. Esas condiciones no pueden solamente representar recortes sociales o subidas brutales de impuestos, como hace ahora el Gobierno de Mariano Rajoy con la excusa de Europa . Se tiene que cambiar más en España que cortar gasto social, que de todos modos es mucho más bajo que en Alemania, y hay otros gastos infinitamente más relevantes que se pueden eliminar. Además, los casos de corrupción resultan tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solamente puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por personas tan increíblemente corrompidas.
La pasada semana el ministro de Industria Soria -imputado también por corrupción urbanística en Canarias- acusó al ministro de Hacienda en el Consejo de Ministros de favorecer descaradamente a la empresa líder de renovables, Abengoa, de la que había sido asesor, en la nueva regulación de estas energías, que reciben más de 7.000 millones de euros de subvenciones anualmente. Y Rajoy, al que entregó una carta probatoria, ni dijo ni hizo absolutamente nada.

 
No puede permitirse por más tiempo este nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, desde 17 servicios meteorológicos a 17 defensores del pueblo, con 200 embajadas, 50 canales de TV regionales en pérdida, 30.000 coches oficiales o 4.000 empresas públicas que emplean a 520.000 personas, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna.En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia .
Y con esto se tiene que acabar, entre otras cosas, porque ya no hay dinero. Los últimos datos de las cuentas públicas conocidos la pasada semana son escalofriantes. El déficit del Estado a julio ascendió al 4,62% del PIB, frente a un déficit del 3,5% comprometido con la UE para todo el año (del 6,3% incluyendo regiones y ayuntamientos). Pero lo realmente inaudito es que España está gastando el doble de lo que ingresa. 101.000 millones de gasto a julio fren te a 52.000 millones de ingresos, y precisamente para poder financiar el despilfarro de regiones y ayuntamientos, que no están en absoluto comprometidos con la consolidación fiscal.
El tema del déficit público es algo que roza la ciencia ficción, y que ilustra perfectamente la credibilidad de los dos últimos gobiernos de España.
En noviembre de 2011, el anterior Gobierno dijo que el déficit público era del 6% del PIB; a finales de diciembre, el nuevo Gobierno dijo que le habían engañado y que el déficit era superior al 8%, y que se tomaba tres meses para calcularlo con toda precisión. A finales de marzo, se dijo que definitivamente era del 8,5%, y ésta fue la cifra que se envió a Bruselas. Dos semanas después, la Comunidad de Madrid dijo que sus cifras eran erróneas y el Ayuntamiento de la capital igual… el déficit era ya del 8,7%.
Sin embargo, la semana pasada el INE dijo que el PIB de 2011 estaba sobrevalorado y, con la nueva cifra, el déficit era del 9,1%; dos días después, Valencia dijo que su déficit era de 3.000 millones más; o sea, que estamos en el 9,4% y las otras 15 CCAA y 8.120 ayuntamientos aún no han corregido sus cifras de 2011. Lo único que sabemos es que están todas infravaloradas. El déficit real de 2011 puede estar por encima del 11% , por lo cual en 2012 se está gastando el doble de lo que se ingresa.Como dice el Gobierno de Rajoy, “estamos en la senda de convergencia”. Y es verdad… de convergencia hacia Grecia.
Claramente, la joven democracia española tiene todavía muchos déficits de representatividad y de democracia que deberían interesar a la canciller Merkel y también a Europa, si queremos evitar una Grecia multiplicada por cinco y salvar el euro. Esto es lo que ha hecho posible el despilfarro masivo de las ayudas europeas, con una asignación disparatada de las mismas, a pesar de que estas ayudas han supuesto una cifra mayor que la del Plan Marshall para toda Europa.
Es frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada. 
Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones. 
*Stefanie Claudia Müller es corresponsal alemana en Madrid y economista.
 Imagen
Publicado en General | Deja un comentario

LAS AGENCIAS DE CALIFICACION CREDITICIA


Image

LAS AGENCIAS DE CALIFICACION CREDITICIA

JOSE IGNACIO

  1. ¿Qué son las Agencias de Calificación Crediticia?

Las asimetrías informativas entre emisores de deuda y la confrontación de intereses en juego hacen imprescindibles el papel de las Agencias de Calificación en los Mercados Financieros.

Dado que lo normal es que el emisor de deuda cuente con información sobre su solvencia superior a la del inversor, se hace necesaria la figura del Agente intermediador que trate de equilibrar la descompensación informativa y facilite datos necesarios para dar seguridad al inversor y hacer posible el intercambio de intereses.

La carencia de información sobre el estado real de solvencia del emisor es lo que se conoce como selección adversa.

La forma de hacer posible el intercambio de intereses entre emisor e inversor dando la máxima seguridad a la operación es dotar de mecanismos de valoración de riesgos de forma que el emisor encuentre inversores dispuestos a financiar su proyecto empresarial o institucional y para ello es imprescindible el papel de las Agencias de Calificación de Riesgos.

Estas Agencias ayudan a atenuar la incertidumbre de inversores y por tanto a superar la selección adversa al tiempo que favorecen mercados de crédito eficientes dando valor al mercado.

Estas Agencias establecen modelos de medición de riesgos adecuados para distintos perfiles de inversores en función de la cantidad de riesgo a asumir y sobre la solvencia de los emisores.

Otra importante función de las Agencias de calificación es la certificación, utilizada por diversos organismos y estados para dar entrada o no al mercado a distintas emisiones en función del riesgo que puedan presentar las mismas.

Las necesidades de financiación de empresas, gobiernos e instituciones públicas han pasado a financiarse del tradicional sistema bancario del préstamo al sistema de financiación a través de los mercados financieros haciendo posible las diversas necesidades de liquidez para que se puedan iniciar proyectos de distinta índole.

Como se comentó con anterioridad la forma de articular esa posibilidad es creando sistemas de transmisión de información que den confianza a inversores.

  1. Como acceden las Agencias de Calificación al Mercado.

En EE.UU existe lo que se conoce como NRSRO, se trata del sistema americano que regula el acceso a la industria de las Agencias de Calificación. Anterior al año 2006 era bastante rígido, pero a partir de ese año se flexibiliza de forma que las Agencias de nueva creación con más de tres años en el mercado pudiendo estas registrarse como NRSRO.

Se crea la SEC que es el Organismo encargado de supervisar la calidad de los ratings, de manera que si se demuestra que la calidad de los ratings está muy por debajo de las otras pierden el NRSRO

Esta nueva regulación que aparentemente abre el mercado en la práctica genera un oligopolio natural pues los ratings no llegan a los niveles de calidad de las grandes Agencias de Calificación.

En un principio el control de acceso a la industria de las Agencias de Calificación en Europa se opta por la autorregulación de manera que cada estado adopta un código de conducta de carácter voluntario propuesto por IOSCO.

Con Basilea II Europa asume un sistema parecido al Americano del NRSRO, mediante el cual los supervisores bancarios de cada Estado eligen las Agencias válidas para que sus ratings sean usados como imputs. External Credit  Assessment Institutions ECAI.

Todo el problema de regulación de acceso a la industria de las Agencias de Calificación radica  en los  posibles ratings de baja calidad que puedan recibir un nivel de calificación muy superior al real sobre los distintos productos estructurados que acceden al mercado, infravalorándose el riesgo con las consecuencias que de ello se derivan. Dicho esto es inevitable que surja el debate sobre si debe haber más o menos regulación sobre el acceso de Agencias de Calificación al mercado o este debe ser estricto, teniendo en cuenta el papel que jugaron las Agencias de Calificación en las crisis de las subprime.

En cualquier caso el acceso de una Agencia de Calificación a la industria no es nada fácil pues la reputación de una Agencia es un proceso lento, laborioso y muy costoso que hace que mantener un alto nivel de calidad en la emisión de ratings sea un elemento fundamental de supervivencia, prestigio y acceso al mercado.

Los ratings emitidos por las Agencias juegan un papel primordial en el funcionamiento del mercado siendo estos muy tenidos en cuenta por inversores que en virtud de su perfil toman en cuenta los distintos ratings para decidir sus inversiones. Así mismo las Agencias emiten informes y certificados destinados a inversores de perfil de bajo riesgo como fondos de inversiones, inversores minoristas, fondos de pensiones que dado el alto riesgo que corren accediendo a determinados productos y las nefastas consecuencias que para estos inversores puede tener la asunción de elevados riesgos toman muy en cuenta los citados informes y certificados.

  1. Problemática actual de las Agencias de Calificación.

Tras la crisis de las hipotecas subprime y sobre el papel que jugaron las Agencias de Calificación en dicha crisis asignándoles un alto grado de responsabilidad en ella afirmando que se mantuvieron niveles de calificación por encima del nivel real requiere un análisis sobre el hecho pues en principio parece difícil pensar que han conspirado para degradar su propia reputación, que como dijimos con anterioridad es un proceso laborioso y muy costoso, actuando contra sus propios intereses cuya estrategia parece más costosa que beneficiosa.

Cabe pensar que las distorsiones entre calificaciones de emisiones y su valor real que tan graves desajusten provocaron en los mercados y el grave daño a la credibilidad de los inversores no sólo pudo ser sólo y exclusivamente de las Agencias de Calificación, sino que pudo tomar un papel fundamental la falsedad en las contabilidades reales de las empresas que llevan a cabo emisiones o la deficiente valoración de los activos subyacentes y del nivel de solvencia real de los prestatarios de manera que las posibles causas sobre la sobrevaloración de los ratings pueden ser:

  1. La propia regulación que ha afectado a las Agencias de Rating
  2. La calidad de la información que reciben de los emisores de deuda.
  3. El posible conflicto de intereses entre Agencias y emisores, que han producido unos ratings excesivamente altos.
  4. La complejidad de estos productos y la eficacia de los modelos matemáticos utilizados para su valoración.
  5. El excesivo protagonismo que los inversores en estos productos han dado a los ratings, como indicadores de la calidad de sus inversiones
  6. El papel de los ratings de estos productos como activos válidos para la regulación basada en ratings.

Por otra parte no olvidemos que cuando una empresa o Gobierno lanza una emisión de deuda al mercado paga por el rating que recibe. El precio varia según el prestigio de la Agencia.

Valorar si sobre esta situación a la que se ha llegado ha tenido que ver igualmente la rígida forma de acceso a la industria de las Agencias de Calificación a través de los citados y complejos sistemas NRSRO lo cual como hemos visto conduce inexorablemente a un oligopolio natural. La imposibilidad de entrada que de facto se produce para nuevas Agencias ha hecho que las principales Agencias de Calificación no vean comprometidas sus cuotas de mercado y por tanto sus beneficios.

En conclusión y como posibilidad añadida, el complicado sistema articulado de acceso al mercado impuesto por los reguladores genera un estado de oligopolio natural donde las Agencias conscientes de su posicionamiento en el mercado establecen sistemas de calificación en los que no se da paso a la innovación y desarrollo de nuevos sistemas de calificación para calcular ratings que superen a los existentes, dado que la libre competencia es nula o casi nula.

Otro aspecto que se ha revelado como determinante en la calidad de la información o más bien poca calidad de la información aportada es la irreal valoración sobre los activos subyacentes que sirven de base a las complejas estructuras de productos que acceden al mercado, sobrevalorándose dichos activos muy por encima de su valor real.

La información que reciben de los emisores sobre la valoración de los activos subyacentes, los niveles de solvencia de los prestatarios, o datos contables y balances de empresas, es la que disponen las Agencias sobre los productos que acceden al mercado a disposición de inversores. Si esta información ya viene viciada desde su origen o es poco exhaustiva, la calificación obtenida no será del todo fiable aumentando por consiguiente los niveles de riesgo de los adquirentes de dichos productos.

Esta problemática ha traído como consecuencia, sobre todo en EE.UU, el aumento de  las revisiones de los ratings. En España es el Banco de España, como regulador, quien supervisa que los Bancos comprueban y contrastan la información relativa al prestatario su nivel de solvencia y valoración de los posibles riesgos, información que es básica y por la cual se concede o no el crédito. La calidad de esta información es básica a la hora de llevar a cabo calificaciones asignando ratings a dichos activos.

La finalidad es que la información que llega a las Agencias de Calificación sea los más exacta posible pues ello redunda en la calidad final asignada al ratings.

Otro elemento generador de distorsiones está en los modelos usados por las Agencias para el cálculo del riesgo, pues son modelos complejos y diferentes entre sí, de manera que es frecuente que estás varíen en función de unas Agencias u otras.

Otra causa posible de estas sobrevaloraciones son los periodos de bonanza económica, pues no se producen quiebras y por tanto los niveles de calificación no varían o no se revisan con la frecuencia necesaria, haciendo difícil la comparación sobre cual de los modelos es más acertado y más veraz. La diferencia metodológica hace que el temor a una posible distorsión relevante entre la calificación de unas con otras hacen que estas sean casi homogéneas, ante la posibilidad de una perdida de reputación.

Todo, por tanto, parece indicar que los ratings que se emitieron anormalmente altos no eran debidos a una intencionalidad manifiesta por parte de las Agencias de Rating, pues el daño que ante una situación así sufrirían en su reputación sería mucho mayor que el beneficio que este exceso de calificación les pudiera conllevar.

Cabe pensar que sólo un deterioro inesperado y rapidísimo de la economía en general que afecta de manera importante a la valoración de los activos subyacentes, balances contables y niveles de solvencia de prestatarios, es la causa más probable entre otras de la descompensación de los ratings sobre los productos en manos de los inversores y su valor real.

La labor de las Agencias de Rating ha sido muy cuestionada a raíz de la crisis subprime. La emisión de ratings inflados que contribuían al éxito de productos estructurados a los que accedían los inversores. Sin embargo habría que añadir al descuadre otras razones no menos importantes, a saber, el excesivo protagonismo asignado a los ratings por parte de inversores.

Organismos como la CESR ya advirtieron sobre este problema. Los inversores toman los ratings como análisis estadísticos suficientes sobre los posibles riesgos potenciales olvidando que simplemente son unos indicadores a tener en cuenta que deben ir acompañados de otros tipos de valoraciones y análisis más profundos antes de decidirse por adquirir un producto y no sólo tomar como referencia de inversión la calificación AAA.

  1. La regulación de la industria de las Agencias de Calificación.

Las razones para la regulación de esta industria tiene su principal base en la falta de competencia perfecta que impide de facto la entrada de nuevas agencias y la segunda razón la vigilancia permanente de la calidad de los ratings.

Otro aspecto a tener en cuenta, que tiene su origen en la falta de competencia, es que los precios que cargan por sus servicios están muy por encima de sus costes marginales.

Desde el punto de vista del bienestar parece importante y deseable que las Agencias mejoren sus metodologías con el tiempo, pero dado que la presión competitiva es débil estos procesos tardarán tiempo en imponerse.

Por otra parte se acusa a las Agencias de utilizar tres métodos, muy criticados, para rentabilizar su poder de mercado, estos métodos son:

  1. La emisión de ratings no solicitados: Son calificaciones emitidas por las Agencias sin ser pagadas por el emisor de productos, basadas simplemente en la información pública de este. Parece que la finalidad pudiera ser para presionar a los emisores de productos para financiarse a encargar, previo pago, a las Agencias ratings basados en la información privada facilitada por el emisor que lógicamente será más fiable que la información pública que pueda existir.
  2. El Notching: Es una técnica de ajuste automático a la baja.
  3. La venta de lotes: Consiste en vender productos o servicios condicionados a comprar otros.

La regulación en Europa a raíz del informe realizado por la CESR solicitado por el Parlamento de la UE sobre si las Agencias debían ser reguladas por ley, se decidió optar por la autoregulación, elaborándose un código de conducta no vinculante, el denominado IOSCO.

No obstante algunos países como Francia optaron por endurecer su legislación.

Por su parte España tiene su propia excepción a la autorregulación. La Ley 19/92 de siete de julio sobre régimen de Sociedades y Fondos de inversión inmobiliaria y sobre fondos de titulización hipotecaria que establece en el art. 5, sección 8 que el riesgo financiero de cada producto de titulización hipotecario debe ser evaluado por una entidad calificadora reconocida al efecto por la CNMV, cuando cotice en un mercado oficial. Esta regulación deja en manos de la CNMV, elegir las agencias, siguiendo su propio criterio. La CNMV tiene reconocidas a Moodys, S&P y Fitch.

Con los acuerdos de Basilea II, se decidió que uno de los métodos, el método estándar, las entidades de crédito debían calcular su capital regulatorio usando como input los ratings de los valores y de los deudores que tenían en cartera. Basilea II se implanta en la UE a través  de la Directiva 2006/48. En esta Directiva se establecen las normas que las Agencias de calificación deben cumplir para los ratings que emiten. A las Agencias que cumplen los requisitos de la Directiva se las denomina External Credit Assessment Institutions ECAI. La evaluación de calidad se basa en los siguientes factores:

  1. La cuota de mercado
  2. Los ingresos generados por la candidata,y en general, los recursos financieros de la entidad.
  3. La utilización en los mercados de las calificaciones crediticias de la candidata para la fijación de precios.
  4. La utilización de las calificaciones crediticias de la ECAI, por al menos dos entidades de crédito para la emisión de bonos y/o la calificación de sus riesgos crediticios.

Conclusiones.

Sobre todo lo ya dicho sobre la dimensión que han adquirido los ratings en el mercado de productos estructurados lo que ha sido clave de su éxito, que por otra parte ha ido en detrimento de otro tipos de análisis más exhaustivos sobre la valoración de riesgos de estos complejos productos. Los problemas que han traído consigo el diseño de estos nuevos y complejos productos estructurados debería obligar a diseñar nuevas soluciones regulatorias que ayuden a mejorar la calidad de los ratings.

Sin embargo las regulaciones llevadas a cabo no han prestado atención al hecho de que el número de Agencias que emiten ratings sea muy reducido. Sería muy conveniente y deseable abrir el mercado a nuevas agencias facilitando su acceso y promoviendo una muy deseable y sana competitividad en la industria de las Agencias de Calificación Crediticia.

Dado que los mercados financieros son cada vez más internacionales, parece aconsejable la creación de un Organismo Internacional supervisor que estableciera las pautas básicas a seguir por las Agencias en materia de transparencia, calidad de ratings y conflicto de intereses. En la elaboración de dichas pautas deberían intervenir y participar todos los agentes implicados en el mercado y que de una forma u otra se ven afectados por la calificación de ratings, esto es, Emisores, inversores y las propias Agencias de ratings.

Otra buena forma, menos intervencionista y más adecuada en mi opinión sería dar publicidad a la calidad de los ratings de las distintas Agencias mediante la publicación periódica de tablas de estadísticas donde se describiera el comportamiento de los ratings a corto, medio y largo plazo.

Publicado en General | Deja un comentario

¿Por que el dinero pierde valor?


Todos, y ahora más debido a la crisis que estamos sufriendo, en algún momento hemos preguntado ¿por que cada vez compramos menos cosas con el mismo dinero?. Sin embargo, no tenemos muy claro cual es el motivo real, que es lo que ocurre. Pues bien, con brevedad trataré de explicar que motivos hay detrás de la perdida de poder adquisitivo del dinero.

Para empezar es necesario saber que es el dinero o que entendemos por dinero. El dinero no es más que un medio de intercambio de uso común y socialmente aceptado por todos. Corresponde a la cataláctica averiguar cual es la verdadera naturaleza del dinero y como se utiliza el mismo. Como hemos dicho, el dinero es un medio de intercambio. Es el bien de más facil colocación, la gente lo desea porque piensa utilizarlo en ulteriores trueques interpersonales.

Los medios de intercambio son bienes económicos. Son escasos, hay demanda para ellos. La gente, en el mercado desea adquirirlo y para ello, está dispuesta a ofrecer a cambio bienes y servicios diversos ( Cosas o trabajo). Normalmente, la gente desea no sólo poseer bienes, quiere además tener dinero.

Por tanto y una vez que hemos visto que el dinero es un bien económico y como tal escaso, podemos llegar a la conclusión que como todo bien económico su “valor”, su poder adquisitivo, al igual que los precios de todos los bienes y servicios económicos, depende de la oferta y la demanda. Esta relación entre la oferta y la demanda de dinero se denomina relación monetaria y determina la magnitud de su poder adquisitivo. La relación monetaria de hoy, modelada sobre la capacidad adquisitiva de ayer determina la capacidad adquisitiva de hoy.

Quien desea incrementar su ahorro restringe las compras e incrementa las ventas o su trabajo, desatando así una tendencia a la baja en los precios (más valor del dinero). Quien, por el contrario, prefiere ahorrar poco o nada, ampliará sus compras y restringirá las ventas, provocando así una tendencia al alza de los precios (menos valor del dinero).

Ahora bien, La Autoridad monetaria (Banco Central Europeo) puede decidir poner más dinero en circulación a través de sus existencias o de la impresión de moneda. La consecuencias en la variación de las existencias dinerarias modificará la distribución de los bienes económicos entre los distintos agentes intervinientes.

La inflación, termino creado por los Gobiernos y el lenguaje popular del pueblo, pero no por los economistas, es un fenómeno provocado por el aumento de la cantidad de dinero en circulación cuyos efectos pueden llegar a ser altamente nocivos.

En el curso de una inflación progresiva, al principio en nuevo dinero provoca el alza de los precios de determinadas mercancias y servicios; los demás precios sólo más tarde subirán. En esta primera etapa el proceso inflacionario puede mantenerse durante muchos años. Mientras perdura, los precios de numerosos bienes y servicios no están ajustados a la nueva relación monetaria. Hay gente que todavía no ha caido en la cuenta de que se está produciendo una revolución de precios que acabará provocando un alza notable en todos ellos, si bien la subida no será igual para todas las mercancias y servicios. Sigue creyendo que los precios un día habrán de bajar. En espera de ese día restringen sus compras y así incrementan sus ahorros. Mientras se mantenga esa generalizada creencia, todavía están a tiempo las autoridades de abandonar su política inflacionista.

Pero finalmente llega el día en que las masas despiertan. Advierten de pronto, que la inflación es una política deliberada que proseguirá sin interrupción. Se produce el cambio. Aparece la crisis. Todo el mundo febrilmente pretende canjear su dinero por bienes “reales”, los precise o no, cuesten lo que cuesten. En muy poco tiempo, en unas pocas semanas o incluso escasos días, aquello que se utilizaba como dinero deja de emplearse como medio de intercambio. la moneda en cuestión se transforma en sucio papel. Nadie está dispuesto a dar nada a cambio de esos papeluchos.

Este espantoso y preocupante fenomeno, que sobrevuela nuestras cabezas, sucedió con la “Continental currency” americana de 1781, con los mandats territotiaux franceses de 1796 y con el Marco Aleman de 1923, donde la gente encendía las estufas con el dinero, y lo mismo acontecerá siempre que se den identicas circunstancias. Para que una cosa pueda utilizarse como medio de intercambio es preciso que la gente piense que sus existencias no aumentarán sin límite. la inflación es una política que no puede durar.

Podemos comprender, como en las actuales circunstancias de crisis que estamos viviendo. La Autoridad monetaria Europea, el BCE, es siempre reacio a imprimir moneda o poner en circulación existencias de la misma pues ello podría conducir a una escalada inflacionista de consecuencias apocalipticas.

Fuente de consulta y estudio: “La Acción Humana” Tratado de Economía. Ludwig Von Mises.

Publicado en General | 2 comentarios

LAS RAICES PSICOLÓGICAS DEL ANTILIBERALISMO.


LUDWIG VON MISES

LAS RAICES PSICOLOGICAS DEL ANTILEBERALISMO.

 

Los problemas de la cooperación social que este libro se propone discutir sólo pueden analizarse con argumentos racionales. Con el racionalismo,obviamente, no se llega a captar el núcleo duro de la resistencia contra el Liberalismo, ya que esta no proviene de la razón, sino de una actitud psicológica que tiene aspectos patológicos: de un resentimiento y de un complejo que podemos llamar ” Complejo de Fourier”, del nombre del célebre socialista francés.

Sobre el resentimiento, sobre la actitud malévola fruto de la envidia, poco hay que decir. El resentimiento entra en juego cuando alguien, aun encontrándose en condiciones bastantes beneficiosas, odia hasta el punto de estar dispuesto a aceptar graves desventajas con tal de ver perjudicado el objeto de su odio. También muchos adversarios del capitalismo saben perfectamente que su condición sería menos favorable bajo cualquier otro sistema económico; pero aun siendo perfectamente conscientes de esto, se baten por una reforma, por ejemplo, el socialismo, porque esperan que tambien el rico al que envidian salga perdiendo. Repetidamente hemos oído decir a los socialistas que incluso la miseria material es la sociedad socialista será más soportable porque se tiene por lo menos la certeza de que nadie estará mejor.

En todo caso, el resentimiento puede combatirse si se emplean argumentos racionales. En definitiva, no es demasiado difícil explicar a quien está dominado por el resentimiento que su problema no puede ser empeorar la situación de quien está mejor , sino mejorar la propia.

Mucho más difícil es combatir contra el Complejo de Fourier. Es éste una grave patología psicológica, una autentica neurosis que debería interesar más a la psicología que a la política. Sin embargo, hoy es imposible fingir ignorar su existencia cuando se indagan los problemas de la sociedad moderna. Por desgracia, los médicos no se han ocupado nunca hasta ahora de las tareas que les plantea el Complejo de Fourier; tampoco Freud, el gran maestro del psicoanálisis, ni su escuela, han prestado atención a este problema en su teoría de la neurosis, aunque hay que agradecer a la psicología que haya descubierto la única vía que conduce al conocimiento de este conjunto de cuestiones.

Es posible que ni una persona entre un millón alcance en su vida las metas a las que ha aspirado. El éxito, incluso para aquellos a quienes sonríe la fortuna, es siempre con mucho, inferior a la realidad que los ambiciosos sueños cotidianos permitían esperar en la juventud. Proyectos y deseos se quiebran en mil resistencias, y nos damos cuenta de que nuestras fuerzas son demasiado débiles para alcanzar las metas ideales que nos habíamos fijado. El naufragio de las esperanzas, el fracaso de los proyectos, nuestra insuficiencia ante los retos que otros nos ponen o que nos habíamos puesto nosotros mismos, son la experiencia más importante y dolorosa que cada uno de nosotros ha vivido, son el destino típico del hombre.

El hombre puede reaccionar a este destino de dos modos: Uno es el que sugiere la sabia visión de la vida de Goethe: “¿Acaso crees que deba odiar la vida y refugiarme en el desierto, sólo porque no todos mis sueños en ciernes maduraron?” -exclama su Prometeo-. Y Fausto comprende, en el “momento supremo”, que “la clave última está en la sabiduría”: “La libertad, como la vida, sólo se merece si se está obligado a conquistarla a diario” No hay destino terreno adverso que pueda vencer esta voluntad y este espíritu. Quien toma la vida como es y no se deja oprimir por ella, no tiene necesidad de consolarse con el autoengaño sistemático y buscar en él un refugio a la propia autoconciencia lacerada. Si el éxito esperado no se realiza, si los golpes del destino frustran de improviso todo cuando se ha obtenido en años de fatiga, él multiplica sus esfuerzos. Al destino adverso sabe mirarle a la cara sin cesiones.

El neurótico, en cambio, no puede soportar que la vida se le presente con su verdadero rostro. Para él la vida es demasiado burda, prosaica y grosera. Para hacerla soportable, no quiere, como hace la persona sana, “seguir adelante resistiendo a cualquier violencia”; su debilidad se lo impediría. Y entonces se refugia en una idea obsesiva es “eso que se desea, una especie de consolación” caracterizada por su “resistencia a los ataques de la lógica y la realidad”. Por eso no basta explicarle al enfermo su insensatez con argumentos convincentes; para curarse, el enfermo tiene que superarla por sí mismo, debe aprender a comprender por qué no quiere soportar la verdad y busca refugio en obsesiones.

Sólo la teoría de la neurosis puede explicar el éxito que obtuvo el fourierismo, producto demencial de un cerebro gravemente enfermo. No es este el lugar para demostrar la psicosis de Fourier mediante una cita puntual de los pasajes de sus escritos; esto es algo que sólo interesa a los psiquiatras o acaso a quienes se divierten leyendo las ocurrencias de una desenfrenada fantasía. pero es importante observar que el marxismo siempre que se ve obligado a abandonar el terreno de la palabrería dialectica y de la ridiculización y difamación del adversario, y hacer finalmente un razonamiento objetivo, no sabe presentar otra cosa que Fourier, la “utopía”. Tampoco el marxismo consigue construir el modelo de sociedad socialista sino recurriendo a dos temas ya adoptados por Fourier, y que contradicen cualquier experiencia y lógica. Por una parte, la idea de que “el substrato material” de la producción, que “existe por naturaleza y por tanto sin intervención del hombre”, está disponible en medida tan abundante que no es necesario economizarlo, de donde la fe en un “aumento prácticamente ilimitado de la producción”. Por otra parte, la idea de que en la comunidad socialista el trabajo se transformará, no será ya “una carga sino un placer”; mejor dicho, se convertirá en “la primera necesidad vital”. Cuando todos los bienes existen en abundancia y el trabajo es un placer, es claro que no es difícil construir el país de Jauja.

El marxismo cree que puede mirar con supremo desprecio, desde lo alto de su “socialismo científico”, a los románticos y al romanticismo. Pero en realidad su procedimiento no es muy distinto; tampoco él elimina los obstáculos que se oponen a la realización de sus deseos, sino que se contenta con desvanecerlos en sus fantasías.

En la vida del neurótico el autoengaño desempeña una doble función. Sirve para consolar por los fracasos y para esperar en los éxitos futuros. En el caso del fracaso social -el único que aquí nos interesa- la consolación consiste en convencerse de que la no consecución de las ambiciosas metas perseguidas no debe atribuirse a su incapacidad sino a las carencias del ordenamiento social. El frustrado espera entonces obtener del derrocamiento del orden social existente el éxito que éste le ha negado. Y es totalmente inútil tratar de hacerle comprender que el Estado futuro que él sueña es irrealizable, y que la sociedad basada en la división del trabajo no puede sostenerse sino sobre la propiedad privada de los medios de producción. El neurótico se aferra tenazmente al engaño que se ha construido con sus propias manos, y cuando se encuentra ante la elección entre renunciar a él o al razonamiento lógico, prefiere sacrificar la lógica. Puesto que la vida le sería insoportable sin la consolación que encuentra en la idea socialista , la cual, mostrándole que los errores que han ocasionado su fracaso no dependen de su persona sino que están inscritos en el curso mismo de las cosas, levanta su autoconciencia postrada y le libera de su torturador sentimiento de inferioridad. Como el fiel cristiano puede aceptar fácilmente las desventuras terrestres porque espera la continuidad en la existencia individual en un mundo mejor ultraterreno, en el que quienes en la tierra fueron los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros, así para el hombre moderno el socialismo se ha convertido en el elixir contra el malestar del mundo terreno. Pero mientras que la fe en la inmortalidad, la recompensa en el otro mundo y la resurrección han presentado un estímulo a la regeneración virtuosa en este mundo, los efectos de la promesa socialista son totalmente distintos. esta promesa no sabe imponer otro deber que el defender la política de partido del socialismo, que en compensación regala expectativas y reclamaciones.

Si esta es la característica de la idea socialista, se comprende que todo seguidor del socialismo espere de él todo lo que le ha sido negado. Los autores socialistas prometen a todos no solo la riqueza sino también la felicidad y el amor, el pleno desarrollo psíquico y físico de la personalidad, el despliegue de grandes potencialidades artísticas y científicas, etc. Trotski en un escrito sostuvo que en la sociedad socialista el “nivel medio de la humanidad (….) se elevará a las alturas de un Aristoteles, de un Goethe, de un Marx”. El paraíso socialista será el reino de la perfección, habitado por auténticos superhombres irremediablemente felices. De semejantes absurdos está llena toda la literatura socialista. Pero son precisamente estos absurdos los que ganan para el socialismo la mayoría de sus adeptos.

No se puede, ciertamente, llevar al psicoanalista a todo el que sufra el Complejo de Fourier, pues lo impediría, si no otra cosa, el número enorme de afectados. Aquí la única medicina es confiar al enfermo mismo la curación de su enfermedad. mediante el conocimiento de si mismo debe aprender a soportar su destino sin ir en busca de chivos expiatorios a los que echar todas las culpas; y debe intentar comprender cuáles son las leyes básicas de la cooperación social entre los hombres.

En este agudo y crítico pasaje del genial libro “Liberalismo” la tradición clásica Ludwig Von Mises hace un análisis del comportamiento humano a la hora de afrontar sus propios fracasos y de buscar culpables del mismo llegando incluso a abrazar ideas absurdas que se apartan de cualquier razonamiento lógico. Nada hay más desagradable al hombre que enfrentarse a su propia realidad con la sabiduría necesaria para salvar obstáculos y aprovecharse de ellos en pro de su madurez y conocimiento. 

Publicado en General | Deja un comentario

Ninguna situación es tan fácil como creemos


 

Siendo el Derecho una disciplina en la que me siento cómodo, me he atrevido a opinar con el único propósito egoista, de aprender y  expresar mi punto de vista, desde el respeto a todas las opiniones e intentando aportar ideas diferentes ante problemas comunes. Dicho esto, en primer lugar comenzaré planteando algunas preguntas sobre la Justicia, Economía, Eficacia y gestión, solidaridad y justicia distributiva.

IUSTITIA: ¿Que entendemos por Justicia? si nos vamos a la definición aportada por Ulpiano “Iustitia est constants et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi”, La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho. Pero a que Derecho se refiere Ulpiano? ¿a que tenemos Derecho? aquí viene el primer problema. Para saber a que tiene Derecho cada indivíduo sería necesario preguntar a cada cual a que considera que tiene derecho. Ante esta imposible tarea se hace necesario consensuar un Código ético o de valores con los que establecer una base aceptada por la mayoría de la humanidad. (Derecho Natural)

En su obra Mare Liberum (1609), Hugo Grocio distinguió entre el Derecho de gentes primario, por un lado, que consideraba inmutable por derivarse del Derecho natural; y el Derecho de gentes secundario, voluntario o positivo, por otro, que se derivaría de la voluntad de las naciones y sí sería susceptible de modificación. Por que de otra forma, ¿quien se consideraría así mismo dotado de Auctorictas para decidir a que tenemos derecho y a que no? ¿Que es justo o no? por que no debemos olvidar que lo que es justo para unos puede resultar injusto a otros.

Establecidas las bases éticas o principios de Derecho natural, cada Estado debe dotarse de un sistema de funcionamiento que garantice la convivencia y el respeto a estos principios, los cuales deben ser materializados en leyes de obligado cumplimiento por todos por convicción y si es necesario por coacción, para asegurar esa convivencia pacífica entre personas, incluso si en esa aplicación tenemos la sensación de injusticia (Dura Lex, sed Lex) esta debe aportar la seguridad jurídica necesaria para que todos conozcamos de antemano cual va a ser la actuación del Estado en cada situación y podamos adaptar nuestras acciones a esta regulación.

ECONOMIA: Intercambio de bienes y servicios a cambio de otro bien (dinero). Escasez y economía son hermanas, de hecho, los bienes escasos se consideran bienes económicos y establecen su valor en virtud del precio. ¿Debe estar el precio regulado por el Estado o debe articularse un sistema de libertad de precios?, este es el segundo problema. Si el Estado establece los precios el productor de bienes y servicios puede no encontrar estímulos para seguir produciendo. Si el precio es considerado por él injusto, pues no cubre los costes de producción o no le aporta el incentivo necesario para producir, se retirará del mercado. La consecuencia más inmediata es que el Estado debe asumir la complicada y difícil responsabilidad de decidir que se produce, en que cantidad y que precio se ha de pagar, o bien, distribuir lo producido decidiendo que recibe cada individúo y en función de que.

SOLIDARIDAD: Bonita palabra si no fuera por la dificultad de llevarla a la práctica. El Estado debe de estar siempre en aquellas situaciones desgraciadas que por fuerzas ajenas a la persona ésta no puede resolver por si misma. De lo contrario volvemos al problema de ¿quien necesita solidaridad?, ¿solidaridad para todos o sólo para algunos en detrimento de otros? ¿cuanta solidaridad debemos recibir? ¿quien esta dotado de Auctoritas par decidirlo? ¿Quien decide quien vive o quien muere?.

JUSTICIA DISTRIBUTIVA: ¿distributiva de que y a quien? ¿quien recibe y en virtud de que criterios? ¿como distribuimos la riqueza sin la duda de que estamos siendo justos? ¿Por qué hemos llegado a la situación de crisis actual?. ¿Culpa de los Bancos? ¿Capitalismo salvaje? o ¿tenemos todos parte de culpa por no actuar de forma responsable a la hora de adquirir bienes y servicios y vivir por encima de nuestras posibilidades?. El mercado ofrece productos y somos nosotros los que en última instancia decidimos si adquirirlos o no y si estamos dispuestos a pagar el precio que nos piden. ¿Conocemos realmente el valor de las cosas o compramos sin saber si lo que compramos realmente cuesta lo que nos piden? ¿Que razones nos impulsan a comprar?. La Banca es un negocio como otro cualquiera, especula como cualquier negocio con el precio de los productos que ofrece. Los Bancos Centrales sólo deben asegurarse que el Banco es solvente para con los depósitos y obligaciones que tiene que cumplir, sin poner en riesgo el sistema bancario. Evidentemente esto último no se ha hecho. No se ha examinado con detenimiento la adquisición de productos de dudoso valor real llenando los activos con productos de alto riesgo por su valor y dando como resultado un saldo final en las cuentas de dudosa credibilidad.

RACIONALIZAR:  No creo que sea el camino adecuado, el mercado se autoracionaliza a través del mecanismo de los precios. En un sistema de competencia real sólo los más eficientes permanecen en el mercado teniendo que salir los menos eficientes.

GLOBALIZACION: A favor, si somos menos eficientes que los chinos fabricando juguetes por que invertir en ello, Centrémonos en la producción de aquello en lo que somos más eficientes que ellos. El intercambio comercial corregirá los desequilibrios.

Publicado en General | Deja un comentario

Derecho de manifestación.


Requisitos para celebrar manifestaciones

 

  • La celebración de manifestaciones, a diferencia de las reuniones, sí debe ser comunicada por escrito a la autoridad gubernativa correspondiente por los organizadores o promotores de las mismas, y con una antelación de diez días como mínimo y treinta como máximo (solamente en caso de urgencia la comunicación podrá hacerse con 24 horas de antelación).
  • En el escrito de comunicación se hará constar:
    • Nombre, apellidos, domicilio y documento oficial de identificación del organizador u organizadores o de su representante, caso de personas jurídicas, consignando también la denominación. naturaleza y domicilio de éstas.
    • Lugar, fecha, hora y duración prevista.
    • Objeto de la misma.
    • Itinerario proyectado, cuando se prevea la circulación por las vías públicas.
    • Medidas de seguridad previstas por los organizadores o que se soliciten de la autoridad gubernativa.
  • La autoridad gubernativa notificará al Ayuntamiento afectado los datos contenidos en el escrito de comunicación, excepto cuando se trate de una convocatoria urgente, a fin de que éste informe en un plazo de veinticuatro horas sobre las circunstancias del recorrido propuesto. En caso de no recibirse el informe en dicho plazo, el mismo se entenderá favorable. El informe se referirá a causas objetivas tales como el estado de los lugares donde pretenda realizarse, la concurrencia con otros actos, las condiciones de seguridad de los lugares con arreglo a la normativa vigente y otras análogas de índole técnico. En todo caso, el informe no tendrá carácter vinculante y deberá ser motivado.
  • La autoridad gubernativa tiene el deber de proteger el ejercicio de este derecho frente a quienes traten de impedirlo, perturbarlo o menoscabarlo.
  • Los que impidieren el legítimo ejercicio de las libertades de reunión o manifestación, o perturbaren gravemente el desarrollo de una reunión o manifestación lícita, serán castigados con la pena de prisión de dos a tres años o multa de doce a veinticuatro meses si los hechos se realizaren con violencia, y con la pena de arresto de siete a veinticuatro fines de semana o multa de seis a doce meses si se cometieren mediante vías de hecho o cualquier otro procedimiento ilegítimo (artículo 514.4 del Código Penal).
  • Prohibición o modificación
    • Si la autoridad gubernativa considerase que existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones de orden público, con peligro para personas o bienes, podrá prohibir la reunión o manifestación o, en su caso, proponer la modificación de la fecha, lugar, duración o itinerario. La resolución deberá adoptarse en forma motivada y notificarse en el plazo máximo de cuarenta y ocho horas desde la comunicación prevista en el artículo 8 de la Ley Orgánica 9/1983, de acuerdo con los requisitos establecidos en la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
    • De no ser aceptada por los organizadores o promotores la prohibición u otras modificaciones propuestas, podrán interponer recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia competente en el plazo de cuarenta y ocho horas, trasladando copia de dicho recurso, debidamente registrada, a la autoridad gubernativa, con el objeto de que aquélla remita inmediatamente el expediente a la Audiencia.
    • En las Comunidades Autónomas que hayan asumido el ejercicio efectivo de las competencias en materia de seguridad ciudadana y de la protección de personas y bienes, las referencias a órganos del Ministerio de Interior se entenderán hechas a los órganos correspondientes de dichas Comunidades Autónomas.
    • Los promotores o directores de cualquier reunión o manifestación que convocaren, celebraren o intentaren celebrar de nuevo una reunión o manifestación que hubiese sido previamente suspendida o prohibida, y siempre que con ello pretendieran subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública, serán castigados con las penas de prisión de seis meses a un año y multa de seis a doce meses, sin perjuicio de la pena que pudiera corresponder, en su caso, conforme a lo establecido en el artículo 514 del Código Penal (artículo 514.5 del Código Penal)
Una vez expuestos los requisitos que la ley exige para hacer efectivo el derecho de manifestación ¿Que opináis de los mensajes populistas y demagogos emitidos por sectores de la política y el periodismo sobre que no se puede actuar contra las manifestaciones espontaneas apelando a argumentos como “represión, falta de democracia” etc?.
Publicado en General | Deja un comentario